La otoplastia es una intervención sencilla con la cual se resuelven las deformidades de la oreja; estas pueden ser muy variadas desde la ausencia total de la oreja (microtia) a simplemente una proyección muy notable de la misma.

La otoplastia más frecuente es la operación de orejas despegadas (separadas, prominentes, en asa). El cirujano realiza una incisión detrás de la oreja para exponer y remodelar el cartílago. Existen técnicas para la otoplastia sin incisiones y simplemente se utilizan suturas permanentes que se colocan tras la oreja bajo la piel para ayudar a mantener la nueva forma de la oreja en su lugar.

La existencia de unas orejas prominentes es una de las alteraciones estéticas faciales más evidentes, a la vez que una de las más fáciles de corregir. Sin embargo, esta alteración puede condicionar nuestra cara, y nuestra relación social, hasta el punto que en muchas ocasiones su corrección se realiza en edad infantil.

Este procedimiento quirúrgico no mejora la audición del paciente, pero si su autoestima.

Generalmente, es una cirugía que se realiza a partir de los 4 años que es cuando las orejas se han desarrollado completamente.

Es una cirugia ambulatoria que dura aproximadamente una hora y se realiza con anestesia local y sedacion o anestesia general (niños)

En la primera consulta, el Dr Sarmiento realizará una evaluación del problema y recomendará la técnica más efectiva para su caso. También le proporcionará las instrucciones para prepararse para la cirugía que se realizara en una clinica reconocida y habilitada para este tipo de procedimientos.

A las 72 hs se le retirara el vendaje que fue colocado para que modele las orejas y curen en posición correcta y el paciente puede retomar sus actividades en forma normal sin realizar esfuerzos. Se coloca una cinta elástica durante dos semanas para evitar que durante el sueño se plieguen las orejas hacia delante y los puntos se retiran a los 7 dias de la cirugia.

Las complicaciones son infrecuentes . Sin embargo, como en cualquier otra intervención, existen riesgos propios de una cirugía y complicaciones propias de este procedimiento. Un pequeño porcentaje de pacientes pueden desarrollar un hematoma, que se disuelva espontáneamente o que precise drenaje. Ocasionalmente, puede producirse una infección del cartílago que aumente el tejido cicatrizal de la oreja; su tratamiento consiste en la administración de antibióticos; en raras ocasiones puede ser necesario el drenaje quirúrgico.

   
 
 
     
     
 
 
Avenida Santa Fe 2843 piso 2 B, CABA, Argentina 115 750 2522 (whatsapp) cplasticadrsarmiento@gmail.com /drdiegosarmiento
 
 
 

Diseño y Desarrollo:

WebSan